Puesta en escena de Odessa “Chile Kapital” en el Clan

Fecha Miércoles, 19 Noviembre 2008 | Autor Escrito por Cristian Leyton | Categora On Stage

odessa-onstage-01Muchos habitués del Barrio Bellavista deben recordar con cierta nostalgia y algo de dolor de cabeza, las agitadas noches que el otrora bar Clandestino, ubicado en Bombero Núñez 363, entregaba a quienes tenían la suerte de cruzar sus bien custodiadas puertas. Ahora, en el mismo lugar, con los mismos estrictos custodios, guiado por el mismo espíritu de juerga, apuntalado por la calidad de un buen espectáculo y con un nuevo nombre, "El Clan" (www.elclaneta.cl) se reinventa para entregarnos periódicamente una buena muestra de la música independiente que circula hoy por hoy en Santiago, que al margen de los medios de comunicación masiva, no vacila en proponer espectáculos de originalidad pocas veces vistos por el común de los Detonadores, ya que cubierta bajo el alero del anonimato, se arriesga en generar puestas en escenas de vanguardia sin más ambiciones que el despliegue libre de la creatividad del apostólico oficio del músico independiente chileno. Esta vez fue el turno de Odessa.

Odessa, según sus propios creadores (www.myspace.com/odessaes) nace en el año 2006, en el Litoral Central y ensaya en el Barrio Yungay. Es el fruto de 4 músicos comprometidos con una propuesta diferente, entremezclando el espectáculo teatral y la música experimental que me recordó los mejores días de Can y el Kraut Rock, mezclado con un buen tono de sarcasmo lírico al son de un ácido análisis de la actualidad nacional y un juguetón ritmo que no teme en incorporar cumbias, folclore, picardía y cuanto estilo musical merezca ser traído a colación en tanto cumpla con los requerimientos lúdicos de estos 4 descriteriados.

odessa-onstage-02Chinasudaka se encarga de las voces y el bajo en ocasiones, Mona Chic manipula el violín con aguda agilidad, Jashi Moto posee el bajo y acompaña en la batería cuando Racarrás deja de lado los singulares escombros que conforman su set de percusiones y se aventura con la guitarra, mientras Marinero Miel, despliega sus fecundos dotes histriónicos frente al micrófono y alrededor de todo el escenario. No me pregunten por los verdaderos nombres de los músicos, pues como ya se ha dicho más arriba, todo esto se trata de una alegoría delirante de la realidad que no merece esfuerzos por acomodar la fantasía de Odessa en los criterios de la realidad de los humanos.

Pasada la medianoche del viernes 14, las luces de El Clan se atenúan para comenzar el viaje. La primera estación es una breve humorada fruto de la abultada imaginación de Racarrás, consiste en un par de clips extraídos del trabajo de dicho músico que ha sido plasmado pacientemente en su blog (http://sinsupermiso.blogspot.com) muy visitado por lo demás, el primero anónimo aún y el segundo, para la sorpresa de los advenedizos (en los cuales me incluyo) transformado en todo un hit por la fanaticada presente, "Soy Un Robot" genera una espontánea ovación motivada por los pormenores sexuales de un robot que clama por la aceptación de los humanos y por el despliegue libre de sus electrónicos impulsos concupiscentes. Hecho esto, se da inicio al show interestelar que promete ser una obra conceptual que indaga en los oscuros impulsos de los chilenos contemporáneos, cegados por el amor al dinero fácil, encarcelados por el dinero plástico prendido de deudas y encandilado por la estupidez televisiva que emana a raudales a través de los medios de comunicación masivos, manejados por quienes se reparten descaradamente la torta nacional, hurtada sin reparos por un par de familias facinerosas.

"Love Me Tender" abre el show, resucitada en las cuerdas de un violín que infunde de un tono lúdico a aquel clásico de todos los tiempos alguna vez entonado por el Artista del Siglo XX, se intercalan aquí, la cumbia y el humor, los diálogos y la contingencia, sin interrumpir en un minuto la dinámica de un show de rock ni menos la atención del embelesado público. Luego de un par de cinismos y unas líneas virtuales de cocaína, ocupada como metáfora para dar cuenta de la ceguera obtusa del chileno por supuesto, viene el tema que le da el nombre al espectáculo, "Chile Kapital", que se asoma sin aviso justo frente a nuestros oídos. Toda banda muestra la hilacha en su momento, y este fue el momento de Odessa, pues deja entrever la matriz punkosa en el riff que inaugura el corte en cuestión, acompañado por un bien concertado coro de las damas a cargo que sorprende por su armoniosa conjunción, desplegando una crítica descarnada sobre el endiosamiento del dinero y la profanación de lo poco de humanidad que nos va quedando. Para complementar, "¡Vivan los Ricos!" continúa la trama ya explicada en un formato mucho más juguetón, que muy bien le viene a Odessa.

Las sorpresas aún no acaban, "Huele a Espíritu Adolescente" el mancillado primer éxito de la extinta banda Nirvana, renace nuevamente en el violín de Mona Chic, acompañada por reminiscencias del mítico solo de guitarra impreso por Kirk Hammet en el single "One" del disco "...And Justice for All" (Elektra, 1988) que gatilló el ascenso de Metallica al mainstream rockero mundial. Sin duda el mejor tema de la noche fue "Despierten", una suerte de arenga post-punk gritada a viva voz a los muertos vivientes sumidos en la tristeza de las deudas, para que salgan de sus tumbas retomando la ciudad que les ha negado la felicidad de una vida digna. Éste tema fue aderezado con un excelente micrometraje en tonos sepias que expresaba muy bien el profundo decaimiento espiritual de los santiaguinos expuestos a toda clase de torturas económicas, políticas y culturales. Marinero Miel fue el protagonista de esta épica balada a la muerte en vida, a quien se le agradece la gravedad de su vozarrón y el talante de su actitud escénica.

Siguiendo la tónica de los clásicos, "Escándalo" de Raphael de España, er niño, cobra nueva vida en las manos de estos alquimistas compiladores de la memoria musical popular, dando paso así, chistes más chistes menos, al último tema de la velada titulado "Assedoides" que es el tema que engalana el primer video clip de la banda, estrenado al inicio del show y que como verán en el myspace de Odessa, es el fiel reflejo de la mezcolanza y originalidad de una banda que merece ser mencionada como uno de los proyectos más renovadores de la escena chilena, tanto por su originalidad, como por su directo objetivo de entregar un espectáculo de calidad sobre la base de buena música, buena onda y muy buen humor.

Total y absolutamente recomendable.

Comentarios (8)
Escribir comentario
 
  achicar | extender
 

busy